Basura, una falla en el sistema de consumo. Hacia una Educación para la Basura.
Actualmente la única manera de disminuir la contaminación que provocan los basurales, es corrigiendo el modo en que tratamos nuestros residuos, en especial los de la cocina, que deben ser procesados puertas adentro. De esta manera se disminuyen los recursos que demanda la recolección de residuos y se facilita enormemente la tarea de reciclar los envases, si los entregamos limpios y secos.
Desde hace al menos 40 años que en forma global se viene hablando de la importancia de separar nuestros residuos, de reciclar, de re-utilizar, de disminuir el consumo y en menor medida de compostar los restos de alimento. Gran parte de los ciudadanos ya han incorporado en sus hábitos diarios la tarea de lavar, secar y dejar disponibles sus envases para destinarlos al reciclaje. Pero, resulta que la voluntad ciudadana no siempre es acompañada por la gestión de políticas públicas, y en el mejor de los casos son los mismos vecinos los que se encargan de hacer llegar los reciclables a las Cooperativas de Cartoneros a través de jornadas solidarias, llevándolos a los puntos creados para tal fin, o bien dejando a mano y bien visible sus envases para que aquellos carreros que no están organizados en cooperativas los puedan aprovechar en su recorrido habitual.
El problema de la basura podría encontrar su explicación en la carencia de una EDUCACIÓN PARA LA BASURA.
Si observamos el proceder del ciudadano común ante el uso del contenedor de residuos, donde claramente se lee “Sacala de 20hs a 21hs” y vemos que continuamente se deposita basura en ellos, podremos deducir que no existe un mensaje claro, contundente y eficaz para que al vecino que le toca el contenedor en la puerta no tenga que sufrir los hedores, chorreaduras y el desparramo que eso conlleva. Tampoco se distinguen claramente qué contenedor es para cada tipo de residuos y, fundamentalmente, que destino final tiene toda esa basura que se mezcla las 24hs del día en los contenedores de la ciudad.
El nacimiento de las Cooperativas de Cartoneros surgidas informalmente en medio de la crisis de 2001 tuvo como finalidad la creación de fuentes de trabajo, que a su vez buscaba el beneficio de disminuir los volúmenes enviados al CEAMSE. Mas tarde en 2004, sucede el caso de Diego Duarte, en el que un adolescente muere sepultado por la descarga de un camión de basura por orden de un oficial de la policía en el predio del CEAMSE de José León Suarez.
Para el año 2005 se sanciona la Ley de Basura Cero, la que ordena categóricamente el cierre de todo basural o relleno sanitario contaminante, para reemplazar gradualmente el sistema de entierro por el de aprovechamiento de materiales, tanto reciclables como compostables, y de esta forma llegar al objetivo de cerrar todo vertedero, relleno sanitario o basural a cielo abierto que se encuentre activo para el año 2020 (Ley 1854/05, Articulo 6°). Pero, a pesar de existir un claro avance en la materia, la realidad es que las cooperativas no llegan a cubrir la demanda de recolección, ya que no cuentan con la financiación necesaria para poder equiparse, y peor aún, los valores de venta de los materiales reciclables disminuye día a día. La falta de una Ley de Envases que obligue a las empresas responsables a financiar este tipo de servicio y la inexistencia de una regulación en la fabricación de los mismos para su posterior aprovechamiento, hace que toneladas de materiales derivados de recursos no renovables (petróleo, aluminio etc.) vayan a parar a una montaña inservible para terminar como un pasivo ambiental, provocando calentamiento global, contaminación y derroche.
La Basura Mezclada Contamina.
Es un hecho, lo dice claramente la Ley de Basura Cero del año 2005.
Ahora bien, si lo mencionado anteriormente es un gran problema, resulta que es sólo el 50% del total del mismo, ya que de la basura que se genera, sólo la mitad son reciclables. Es decir que si bien los envases pueden ser aprovechados como un recurso socio-económico, los restos de alimento carecen de valor alguno. En cambio son una poderosa fuente de energía que, tratados en un reactor de Biogás pueden servir para producir electricidad, gas para uso domiciliario o para mover motores. Actualmente en una de las plantas del CEAMSE se aprovecha una mínima parte del gas Metano que generan las enormes pilas de basura mezclada.
En la India, existen funcionando unos 250 mil reactores de Biogás, mientras que en países súper poblados como en China se los usa en forma domiciliaria para procesar, además, las fecales de cada hogar, llegando a los 7 millones de reactores. Podríamos nombrar otros países que hace años que aprovechan la basura orgánica, cuando en el nuestro, en medio de una profunda crisis energética, solamente se registran unos 80 reactores de Biogás, que aprovechan mayormente la bosta de la cría de animales.
Pero no todo está perdido! Ante la falta de un servicio de Recolección Diferenciada y de una campaña diseñada a consciencia para que los ciudadanos puedan dejar de contaminar, existe la práctica del COMPOSTAJE http://www.inti.gob.ar/compostajedomiciliario/pdf/formatodigital.pdf
El compostaje o lombricompostaje a cielo abierto es una práctica agropecuaria tradicional que puede adaptarse a un hogar con suficiente espacio abierto. Pero compostar en un medio urbano es una tarea muy diferente, para lo cual en Basura Responsable® hemos desarrollado una herramienta que busca en principio reemplazar el tradicional “tacho” de basura de los hogares por una bolsa re-utilizable de residuos orgánicos, de tela respirable, producto patentado en Argentina, que derivó en un cesto de lombricompostaje para lugares reducidos o con poco espacio verde.
Es, más bien, una herramienta didáctica que ordena nuestros hábitos diarios, y nos permite aprender sin trastornos, esta noble práctica a la espera del cumplimiento de la Ley de Basura Cero, la cual obliga a las empresas y a los municipios a tratar los residuos en forma diferenciada. Hoy en día se compostan solamente 10 las 2500 Tn diarias que se recolecta de basura orgánica en la ciudad de Buenos Aires.
Continuando con la idea de acercarle soluciones a las personas, surgió un segundo invento que fue ideado para amortiguar los efectos adversos que provocan los restos de yerba mate en los residuos: Escurremate®, aún en etapa de prototipo, ya ha demostrado que, quitándole el líquido excedente a los residuos, la putrefacción se retarda considerablemente, se evitan las chorreaduras en pasillos de edificios, oficinas, contenedores etc, se facilita la tarea de compostar, y sobre todo, introduce a los argentinos en la práctica del manejo de los residuos orgánicos.
El principal objetivos es despertar en la conciencia el respeto hacia la Naturaleza, la disminución del consumo desmedido de recursos no renovables y la transformación de elementos descartables en aprovechables. De esta manera contamos con las herramientas para contribuir de manera responsable con nuestra basura, en lugar de contaminar con ella, dejando en claro que, los ciudadanos ya estamos separando en origen, sólo falta que el servicio de recolección brindado por los municipios se adapte a la situación socio-ambiental de la actualidad. Compostar es Solidaridad , ya que son los sectores de recursos medios y altos los mayores generadores de basura, y los encargados de cambiar de hábitos con respecto a la misma. Si se cuenta con la herramienta correcta y con el método adecuado no hay excusa para no practicar esta tarea que cualquiera puede realizar.




Ley 1854 de Basura Cero año 2005
http://www.buenosaires.gob.ar/areas/leg_tecnica/sin/normapop09.php?id=81508&qu=c&ft=0&cp&rl=1&rf&im&ui=0&pelikan=1&sezion=1094340&primera=0&mot_toda&mot_frase&mot_alguna
Puntos verdes BA
http://www.buenosaires.gob.ar/ciudadverde/separacion/donde/puntos-verdes
Plan de Reducción de Bolsas plásticas
http://boletinoficial.buenosaires.gov.ar/?c=View&a=anexoNorma&boletin=4958&anexo=73211
Federación Argentina de Cartoneros
http://facyr.org.ar
Producción de Biogás
https://www.facebook.com/grupoifes
©Basura Responsable®
https://www.compostar.com.ar